Pasear, mirar, sentir, captar, fotografiar

Con frecuencia al pasear por las calles de mi ciudad me gusta mirar hacia arriba en busca de una perspectiva o encuadre poco usual. Lo más habitual es ir mirando al frente o incluso hacia el suelo. Al tener la suerte de vivir en una ciudad como Palma con edificios realmente hermosos, me recreo en cada paso que doy y disfruto de nuestro paisaje urbano.

Al pensar en como podría compartir esta experiencia, se me ocurren muchas formas; una de ellas es ir en compañía de mi cámara reflex. Mirar y sentir a cada paso lo que el alma de estos edificios trasmite. Si te detienes por un tiempo lo suficientemente extenso puedes incluso transportarte al momento en el que fueron construidos, sentir el olor de los nuevos materiales, escuchar el sonido de los carruajes que paseaban por las calles empedradas, incluso imaginar a los burgueses de la época embutidos en sus flamantes trajes tal y como ilustran los dibujos de los mosaicos que decoran algunas fachadas.

Otra forma de compartir esta pasión es mediante las salidas fotográficas en grupo. Gracias a los “Espais Joves” salimos con frecuencia y tratamos de mirar mucho más allá de lo habitual, nos paramos, observamos, nos damos un tiempo para sentir y captar lo que nos llega, solo entonces hacemos click e inmortalizamos en una imagen ese momento.

Can Barceló

Can Barceló

Can Forteza-Rey

Can Forteza-Rey

Can Forteza-Rey (concluida en 1909) Calle Monges, 2 Autoría: Lluís Forteza-Rey, orfebre Estilo: modernista Tipo de edificio: vivienda plurifamiliar
Can Corbella

Can Corbella

Can Corbella (finales del XIX-principios del XX) Plaza de Cort, 6 Autoría: Nicolás Lliteras Estilo: Historicista. Transición hacia el modernismo Tipo de edificio: vivienda plurifamilar
Edificio Paraires

Edificio Paraires

Autoría: Francesc Roca i Simó Estilo: modernista Tipo de edificio: vivienda

 

1 Can Casasayas y Pensión Menorquina

 

R que R

marco de madera r que r
Después de tantos días de fiestas donde gastamos sin necesidad, comemos sin hambre y  hacemos todo tipo de excesos quiero dedicar un espacio a la reflexión. Ya que creo que es importante el pensar y repensar para poder decidir y no dejarnos arroyar por la marea consumista. Cuando digo “R” que “R” me refiero no solo a “Regalos que Reciclo”, sino también a una serie de palabras que empiezan con el prefijo “RE” como pueden ser: reutilizar, reciclar, repensar, reinventar, reflexionar, etc.
 Marco de madera teñido con hilo y flores

Todas estas palabras tienen algo en común, permiten que nos detengamos unos instantes en esta sociedad de consumo en la que vivimos, invadida por multitud de impactos que nos invitan e inducen por todos los medios a consumir constantemente e inconscientemente.

madera, y rafia

A día de hoy se conocen infinidad de técnicas para que el consumidor potencial apenas tenga tiempo de pensar si realmente necesita adquirir ese producto o servicio. Parece que son las empresas las que deciden cuales serán nuestras necesidades y no nosotros. Nos hemos acostumbrado a que nos den las cosas hechas, a no pensar demasiado. No tenemos tiempo para nada, o eso creemos.

Marco de madera con hilo y flores

Hemos confundido tener con ser, tal vez porque esto es lo que nos han vendido durante años en esta sociedad tan consumista; comprar, gastar, más tienes, más vales, más feliz eres. Tan solo si somos conscientes del lenguaje de estos medios, podemos darnos la oportunidad de retirarnos. Pensar por nosotros mismos y ejercitar la creatividad a la vez que las habilidades manuales. Podemos crear cualquier cosa, partiendo de un material supuestamente desechable.

Por muy poquitos euros, reutilizando materiales podemos crear cualquier objeto que sirva como regalo 3B (bueno, bonito y barato) y personalizado (pensando única y exclusivamente en la persona que quiero y sé que le va a gustar).

Damos una segunda oportunidad a materiales que ya han cumplido con su función original. Poniendo especial atención en cuidar el diseño, el buen gusto y por supuesto la funcionalidad.

Los objetivos que trabajamos en los talleres creativos son:
1. Tomar CONCIENCIA y reconocer si somos víctimas de un consumo masivo.
2. Cambiar los hábitos de consumo.
3. Conocer alternativas para cuidar el medio ambiente.
4. Trabajar la CREATIVIDAD.
5. Realizar un consumo consciente.
6. Insistir en la idea de pensar por uno mismo
7. Partir de materiales supuestamente desechables.
8. Cuidar el diseño, el buen gusto y la funcionalidad.
Estos marcos son el resultado de trabajar con trozos de madera reutilizados, hilo, ramas, los tubos vacío de papel higiénico y cola blanca. Sencillo, ecológico y económico.

 

Marco de madera con ramas y flores