Reflexiones sobre mi… ciudad

Ayer 9 de mayo de 2016 inauguramos Beatriz Susana Sevilla y Bruno Frerejean y yo Ana Buendía en el espacio de la Tesorería de la Seguridad Social la exposición “Ciudades: éxodos y encuentros” Donde cada uno de nosotros mostró sus reflexiones en base a este tema con su trabajo. A continuación comparto las reflexiones que acompañan a mi trabajo.  Podéis acercaros a verla hasta el próximo día 20 de mayo en C/ Rambla 18,  en el siguiente horario: Lunes, miércoles y viernes de 10’00h a 13’30h y 1’6’00h. a 18’00h. Martes y jueves de 10’00h a 13’30h. y 16’00 a 20’00h.


2FOTOWEB
MIS REFLEXIONES SOBRE LA CIUDAD:
La ciudad esta viva como tú y yo. Vemos a través de sus ojos, sus ventanas, e interactuamos con su entorno. En esta serie de imágenes muestro la parte mas humana de la ciudad, como si de una persona se tratase, utilizo ventanas como si éstas fueran los ojos que miran y captan momentos quedando éstos en nuestra retina. Esos momentos nos cuentan historias, y en esas historias nos vemos tenuemente reflejados como ocurre en cualquier cristal de cualquier ventana de cualquier ciudad. ¿Por qué utilizo ventanas? ¿Por qué no ir más allá de la foto física y ampliar su contexto para que su historia abarque mucho más​?​. ​¿Por qué no ​​situarnos en esa ventana, en esa ciudad y poder así respirar la brisa del mar, la montaña o lo que allí acontezca​?​ Me detengo, observo, siento y por último elijo no tan sólo el momento que perdurará en el tiempo sino también el soporte que acompaña a esa imagen, en este caso las ventanas. Si éste tiene una gran historia mejor, quizás dicha historia sintonice con alguna imagen y la potencie aún más. Esto mismo ocurre también con las personas, cada quien tiene su historia, y en este caso las nuestras, la de Beatriz, la de Bruno y la mía, están en una hermosa sintonía.

3FOTOWEB

1. Luz interior (1020mm x 770mm) ¿Y si la ventana fuese para mirar dentro? Viendo así la parte más introspectiva de mi ciudad, o mejor dicho de mí. Te veo y me veo en cada parte de ti, soy parte de ti y tú de mí.

2. Luz exterior (1020mm x 770mm) La luz del exterior penetra por mi ventana, me baña con su calor. Ese espectáculo inundado de colores cambiantes a cada instante. Me llega y me lleva a un estado mágico que atraviesa todo mi ser y me hace sentir que estoy viva, nutriéndome de esa increíble energía que me inunda de color y de calor.

tejados

3. Tejados en la sierra (770mm x 520mm) La ciudad despierta. Me asomo a la ventana y veo la tímida luz del día como se abre camino entre los tejados de mis vecinos. La brisa fresca me envuelve en un aroma de nostalgia. ¿Quién sabe cuándo volveré a respirar este entrañable ​perfume? ​​

4. Tejados frente al mar (770mm x 520mm) Desde mi ventana, veo color, aunque apenas haya luz. Este color es el color de la alegría de los patios interiores que muestran cotidianidad y en esta reside su magia, su vida, su color, su alegría. A través de ellos me veo, imagino sus historias cotidianas que son muy similares a las mías. Soy parte de esta ciudad, parte del todo y a su vez una y única, una pieza más de este inmenso engranaje.

 

 

R que R

marco de madera r que r
Después de tantos días de fiestas donde gastamos sin necesidad, comemos sin hambre y  hacemos todo tipo de excesos quiero dedicar un espacio a la reflexión. Ya que creo que es importante el pensar y repensar para poder decidir y no dejarnos arroyar por la marea consumista. Cuando digo “R” que “R” me refiero no solo a “Regalos que Reciclo”, sino también a una serie de palabras que empiezan con el prefijo “RE” como pueden ser: reutilizar, reciclar, repensar, reinventar, reflexionar, etc.
 Marco de madera teñido con hilo y flores

Todas estas palabras tienen algo en común, permiten que nos detengamos unos instantes en esta sociedad de consumo en la que vivimos, invadida por multitud de impactos que nos invitan e inducen por todos los medios a consumir constantemente e inconscientemente.

madera, y rafia

A día de hoy se conocen infinidad de técnicas para que el consumidor potencial apenas tenga tiempo de pensar si realmente necesita adquirir ese producto o servicio. Parece que son las empresas las que deciden cuales serán nuestras necesidades y no nosotros. Nos hemos acostumbrado a que nos den las cosas hechas, a no pensar demasiado. No tenemos tiempo para nada, o eso creemos.

Marco de madera con hilo y flores

Hemos confundido tener con ser, tal vez porque esto es lo que nos han vendido durante años en esta sociedad tan consumista; comprar, gastar, más tienes, más vales, más feliz eres. Tan solo si somos conscientes del lenguaje de estos medios, podemos darnos la oportunidad de retirarnos. Pensar por nosotros mismos y ejercitar la creatividad a la vez que las habilidades manuales. Podemos crear cualquier cosa, partiendo de un material supuestamente desechable.

Por muy poquitos euros, reutilizando materiales podemos crear cualquier objeto que sirva como regalo 3B (bueno, bonito y barato) y personalizado (pensando única y exclusivamente en la persona que quiero y sé que le va a gustar).

Damos una segunda oportunidad a materiales que ya han cumplido con su función original. Poniendo especial atención en cuidar el diseño, el buen gusto y por supuesto la funcionalidad.

Los objetivos que trabajamos en los talleres creativos son:
1. Tomar CONCIENCIA y reconocer si somos víctimas de un consumo masivo.
2. Cambiar los hábitos de consumo.
3. Conocer alternativas para cuidar el medio ambiente.
4. Trabajar la CREATIVIDAD.
5. Realizar un consumo consciente.
6. Insistir en la idea de pensar por uno mismo
7. Partir de materiales supuestamente desechables.
8. Cuidar el diseño, el buen gusto y la funcionalidad.
Estos marcos son el resultado de trabajar con trozos de madera reutilizados, hilo, ramas, los tubos vacío de papel higiénico y cola blanca. Sencillo, ecológico y económico.

 

Marco de madera con ramas y flores