Silencios que hablan

Los silencios que hablan permiten escuchar con el corazón

Silencios que hablan ¿De que nos hablan los silencios?

Hoy quiero poner el acento en la importancia que tienen los silencios, (las pausas CORTAS O LARGAS) en la comunicación y como pueden afectar al emisor y al receptor.

Cual es el efecto en mi, cuando estoy ante una persona que espera pacientemente a que exprese lo que le quiero decir, con la energía y emoción que me acompaña, con el tiempo y el espacio que requiere el mensaje que le traigo. Y si además me acompaña con su silencio a modo escucha, hablando con sus ojos bien abiertos, al ritmo del mensaje que le estoy transmitiendo, con los músculos faciales y gestos corporales, abrazando el mensaje que va recibiendo y sintiendo con el tinte de la emoción que le acompañó. 

El efecto de ese silencio en mi, produce un sentir, al ver que no tan solo le llegan mis palabras, sino también, la emoción que emerge de cada una de ellas nacidas de mi corazón. Sentir esa cálida escucha aumenta la pasión en la conversación. Permitiendo que los corazones se unan y la distancias se acorten entre las personas que se quieren acercar a conversar. Es un arte comunicarse mediante los silencios que hablan escuchando con el corazón.

El silencio puede ser muy variado, puede ser corto o largo si no va acompañado de gestos varios, siento que el otro se ha desconectado.

Hay silencios estratégicos que utiliza el buen emisor para ver que efecto surge en el receptor. Si es el esperado o no, y retomo la conversación.

Cuando soy yo quien escucha en silencio, puedo sentir al otro en mi. Su emoción me recorre a mi también, con el corazón y los ojos bien abiertos recibo todo lo que me transmite, con sus palabras, con sus gestos, corporales y faciales, y en ocasiones cuando están lo suficientemente cerca nuestros corazones, hablamos con una mirada, con un gesto, con un suspiro o un ruido.

Alguna vez me ha pasado que alguien viene y descarga en mi una retahíla de palabras sin respiro alguno, sin una coma, sin un punto. En estos casos resulta difícil estar atenta y discriminar que tiene valor en esa avalancha de información. Después de un rato, observo que lo importante no son las palabras, es la compañía y lo mas hermoso es entender la forma y el mensaje en que se comunica cada quien. Separando bien el grano de la paja, tratando de acentuar la escucha para entender el verdadero mensaje que hay detrás del personaje.

¡Amor en Acción!

Love in action Findhorn

Hace unos años viajé a un lugar donde al trabajo lo llaman amor en acción. En esta encantadora aldea sus habitantes y visitantes hablaban con la mirada y se comunicaban con el corazón. Allí es fácil encontrar muchas lenguas diferentes que conviven en un buen ambiente. En Findhorn se puede observar como el amor es un idioma universal. Aprendí cosas muy valiosas para una buena comunicación, como que hay que cuidar todos los elementos que interviene en el intercambio de información, los espacios, los silencios y sobre todo al interlocutor. ¿Cómo mirar y ver mucho más allá de la apariencia física? Leer entre lineas, sentir lo que el otro expresa, etc.
Decían cosas tan maravillosas como que si no era divertido no era sostenible, de forma que ir allí a trabajar en realidad es ir a jugar, donde el GOZO es el resultado de poner el AMOR en ACCIÓN .

love in action


La armonía reinaba en Findhorn, las risas, las danzas, los juegos, eran los ingredientes que constantemente te abrazaban generando un delicioso calor de hogar. Allí habitaba una magia sin igual, donde las gentes viniesen de donde viniesen se podían abrazar. Es un espacio de encuentro multicultural, ¿quién me iba a decir a mi que me sorprendería bailando sevillanas en un rincón escocés? pues sí, así fue. Es indescriptible la diversidad cultural que podías encontrar. Realmente todo cabe cuando hay un lugar para el encuentro. Todo lo que uno trae se recibe con los brazos abiertos, como un niño que con la curiosidad de descubrir al otro, mira hasta poder ver que les une y para poder jugar. Nos conocimos mediante la gastronomía, combinábamos platos de nuestros lugares de origen y la apertura hacia lo diferente, hacia mas valiosa a sus gentes. Abundaba la riqueza de la diversidad en colores, formas y sabores. Por mucho que trate de describir lo que viví allí no se pueden imaginar las infinitas posibilidades que se dan, de hacer, de estar y de disfrutar.


Hoy es el día del trabajador estamos en España, concretamente en Mallorca recluidos en casa por un confinamiento debido a una pandemia por lo que entre ladrillos de ciudad me encuentro. Suerte que puedo viajar con la imaginación mediante de mis recuerdos y volver a el sentir toda aquella magia que allí se mostró. GRACIAS Findhorn porque desde entonces te llevo en mi corazón, GRACIAS Maita por guiarme en tus viajes mágicos donde el destino final es el corazón, GRACIAS compañeros españoles-escoceses que allí nos encontramos y nos hermanamos. GRACIAS a todos los que me acompañáis en este viaje y en todos los que me lanzo. Findhorn es un mágico lugar donde se te ensancha el corazón y lo recuerdas con ilusión.

Para reflexionar

buena suerte mala suerte

Estos días se ha parado todo el mundo, no voy a reflexionar sobre el por que, sino que aprovecho la situación para reflexionar sobre la situación. He rescatado un dibujo a grafito de hace ya algún tiempo (15/11/1993) que ilustra un cuento milenario para pensar. Me he tomado la libertad de hacer un audio, cosa que hace tiempo que me apetecía y el ritmo frenético del día a día no me lo permitía.

¿Buena suerte? ¿mala suerte?
boceto caballo grafito 15 11 1993

Cuenta la leyenda que había una vez un granjero que tenía un viejo caballo para cultivar sus campos. La gente, al verlo montado sobre él, le decía:

-¡Qué buena suerte tienes por tener un caballo y qué mala suerte tenemos nosotros por no tenerlo!

Un día el caballo escapó del corral hasta la llanura. Cuando los vecinos se acercaron para condolerse por su mala suerte y lamentar su desgracia, el granjero replicó:

-¿Mala suerte? ¿Buena suerte? ¿Quién sabe? Yo no sé.

Los vecinos se alejaron sin entender lo que quiso decir.

Pasada una semana, el caballo regresó hambriento de las llanuras trayendo consigo cuatro caballos salvajes que se metieron al corral del granjero. Claro está que los vecinos fueron a felicitarlo.

-Nos equivocamos la vez pasada. En realidad qué buena suerte que se haya ido y mejor suerte que haya regresado el caballo acompañado por cuatro más.

El granjero respondió de nuevo:

-¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe? Yo no sé.

Pero los vecinos seguían sin entender. En el transcurso de esa semana, el hijo del granjero intentó domesticar a uno de los caballos salvajes, éste lo aventó al aire y al caer se rompió ambas piernas. Claro está que todo el pueblo consideró el hecho como una desgracia. Sin embargo, el granjero dijo una vez más:

-¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe? Yo no sé.

Unos días más tarde llegó el ejercito a reclutar a todos los jóvenes, porque el país se había declarado en guerra. Al ver al hijo del granjero con las piernas rotas, no lo llamaron.

-Perdónanos –dijeron los vecinos-, bendito el caballo salvaje que le rompió las piernas a tu hijo. Felicitaciones por la buena suerte de las dos piernas rotas.

El granjero expresó lo mismo:

-¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe? Yo no sé, sólo puedo decir que tuve un caballo, lo perdí; regresó con cuatro más y tuve cinco; mi hijo se rompió las piernas y no pudo ir a la guerra por esa razón, pero no sé si es buena o mala suerte, sólo sé que así sucedió en mi vida.

Los vecinos se quedaron igual, sin entender absolutamente nada.

-La vida es movimiento –dijo la voz- y hay que amarla tal como es. Las decisiones, los fracasos, los éxitos, los amigos o los temidos enemigos, no son ni buena, ni mala suerte. Lo único sensato es la respuesta personal a lo que acontece, a lo que llega y a lo que se va, es lo que importa, más que las circunstancias. Lo importante en el camino de cada quien es recorrerlo.

¡Que el mundo agradezca tu presencia! La buena y la mala suerte son ideas de la mente –concluyó la voz.

La mejor impresión

Hoy quiero dedicar unas líneas al acabado y presentación de las obras. Me centraré en la impresión y posibles soportes que pueden realzar la belleza del instante que captamos con la cámara. Tampoco tenemos que olvidar el formato, ya que cuando salimos de los estándares resulta mucho más interesante nuestro trabajo.
Desde las navidades del 2016 se pueden ver expuestas algunas de mis fotografías en la imprenta digital situada en Plaça Sant Antoni, 5. Palma.

Desde hace años mis colaboraciones con Copycorner son numerosas. La calidad de impresión es espectacular y satisface a un gran número de clientes muy exigentes. A principios de año decidimos dedicar una pared para mostrar algunos de los materiales de los que disponen y elegimos una serie de imágenes de diferentes características que nos permiten ver el resultado final para poder así elegir mejor lo que más nos agrade.

 

1- Faro sepia 50×50 – Impresión en vinilo, laminado mate sobre PVC 3mm.

2- Amanece en Formentor 50×88 – Impresión en vinilo, laminado brillo sobre Easy Print (Pegasus).

3- Edificio color reflejado en metal 50×70 – Impresión en vinilo, laminado brillo sobre Aluminio.

4- Torre y campanario Siles 50×50 – Impresión en vinilo, laminado brillo sobre PVC 5mm.

5- Entre balcones 97×61 – Lienzo.

6- Catedral vertical 50×120 – Impresión en vinilo sobre Metacrilato 5mm.

 

Uno de los materiales que hemos utilizado como soporte y que más me ha llamado la atención es el aluminio. Me produce una sensación ambivalente ya que por un lado la imagen elegida está plagada de colores algunos son tonalidades cálidas y trasmiten una sensación de calor, por otro lado el frío metal la contiene. Os invito a pasar por la imprenta y comprobarlo vosotros mismos e incluso comprobar el resultado con el edificio original de la Autoridad Portuaria de Baleares que está situado en el  muelle viejo de Palma.

 

 

 

Retrato al natural

En este articulo además de dar alguna orientación técnica para realizar fotografías de estudio, quiero compartir mi reflexión personal sobre la mujer y los estereotipos que nos han ido transmitiendo a lo largo de los años por infinidad de medios. Lamentablemente aún hoy día muchas féminas siguen peleando cada día con su físico para parecerse a estos ideales de mujer. Cada persona tiene sus características propias fuera de los estándares que la publicidad en esta sociedad nos ha impuesto mediante una serie de cánones creados por hombres.

Dichos ideales distan mucho de la mujer real que llevamos dentro, única y autentica. En muchos casos todavía hay una gran timidez de mostrase tal cual una es. Aquí os dejo mi invitación para dejar los estereotipos a un lado y sacar vuestra esencia de mujer.

Cuando trabajo el retrato tengo claro un objetivo; captar a la persona que tengo delante tal cual es, sin filtros y sin retoques de ningún tipo, ni de maquillaje (sobretodo si no lo usa habitualmente), ni de «post edición» y si lo hay que sea lo mínimo. Me gusta captar el alma de quien tengo delante. Para ello trato de crear el mejor ambiente donde la modelo (en este caso) esté lo más relajada posible y saque lo mejor de si misma, sintiéndose suelta y confiada. Para conseguir esto trabajaremos de forma diferente si estamos en un exterior o un interior.  En cualquiera de los casos, yo prefiero trabajar con luz natural, pero si no fuera posible siempre podemos recurrir a una disposición de la luz lo más suave y natural posible (siempre y cuando eso sea lo que deseemos conseguir). Cuando hablamos de iluminación en estudio, podemos tener la intención de crear un ambiente más dramático mediante la disposición de los puntos de luz  lo podemos conseguir.

Otro punto importante a tener en cuenta es la composición, Tener en cuenta lo que siempre comentamos sobre la disposición de elementos es aplicable también al retrato.

Como siempre tenemos en cuenta las diferentes variables o «triángulo de la exposición«, es decir; apertura del diafragma, ISO, velocidad de obturación.  La profundidad de campo la trabajaremos mediante apertura del diafragma y la focal elegida, consiguiendo así que el sujeto quede enfocado y el fondo no. La sensibilidad trataremos que sea lo mas baja posible para evitar el ruido. Y la velocidad de obturación que no sea más lenta de 1/60 para que no salga movida.

Pues dicho todo esto, ya solo nos queda practicar; Luces, cámara, ¡¡¡ACCIÓN!!!

Faro que iluminas mi vida

Cada obra que realizo surge de una reflexión, me gusta acompañar a las imágenes con algún texto que indique porque surgió. En este caso el texto forma parte de la obra, aunque como bien indica el mismo, arranca de una confusión y tras su proceso llegará a la luz. Este faro simboliza esa luz. La reflexión plasmada en la obra es dificultosa de leer. Con toda la intención, creando al espectador el deseo de averiguar que hay escrito tras esas manchas, compartiendo así el sentimiento de búsqueda e impotencia al no ver que se oculta tras las oscuras manchas negras. Aunque al final todo llegará a cobrar sentido. A continuación dejo el texto que se oculta tras la tinta:

faro-entintando-cuadrado¿Dónde encontrar el faro que alumbré mi vida?, el foco que marque mi rumbo al navegar. Doy vueltas y vueltas en estas aguas confusas y alborotadas, no sé donde llegar. Necesito encontrar ese faro que defina mi rumbo y me lleve hacia mi paz.

He buscado desesperadamente ese haz de luz intensa en todas las direcciones y todavía no lo hallo. Tal vez no busque en la dirección correcta. Quizás he de dejar de mirar fuera y empezar a mirar dentro de mi ser.

Esa luz no sé cuando se apagó, a oscuras me dejó y no recuerdo por qué razón. El caso es que con mi claridad se quedó. Por ese motivo no me encuentro a mí, ni el camino a seguir. Aquí sigo buscando en el lugar y dirección equivocado.

¡Por fin se disipan las dudas! Estaba mirando en la dirección equivocada. Ahora miro hacia dentro y empieza la calma. Se aclaran las dudas y un punto de luz se empieza a vislumbrar muy tenuemente y difuso. Poco a poco va incrementando su intensidad, al igual que mi claridad y confianza de llegar a buen puerto.

La alegría me embarga por haber encontrado mi dirección, ¡Ahora sí que estoy disfrutando del viaje! ¡Ya encontré mi rumbo! ¡¡Ahora todo cobra sentido!! TODAS LAS RESPUESTAS QUE BUSCABA FUERA, RESULTA QUE ESTABAN EN MI INTERIOR.
Ahora sé que la luz que me alumbra está en mí. Es la fuerza que me guía. Es mi brújula interior. Es el faro que ilumina mi vida.

————————————–

Desde el pasado día 13 de octubre, puedes contemplar esta obra junto a las que componen la exposición itinerante «Reflexiones», mientras disfrutas de una deliciosa comida o cena en el Rte. Es Mercat, en C/ Pursiana 14 – Sta. Catalina. Palma.

Pasear, mirar, sentir, captar, fotografiar

Con frecuencia al pasear por las calles de mi ciudad me gusta mirar hacia arriba en busca de una perspectiva o encuadre poco usual. Lo más habitual es ir mirando al frente o incluso hacia el suelo. Al tener la suerte de vivir en una ciudad como Palma con edificios realmente hermosos, me recreo en cada paso que doy y disfruto de nuestro paisaje urbano.

Al pensar en como podría compartir esta experiencia, se me ocurren muchas formas; una de ellas es ir en compañía de mi cámara reflex. Mirar y sentir a cada paso lo que el alma de estos edificios trasmite. Si te detienes por un tiempo lo suficientemente extenso puedes incluso transportarte al momento en el que fueron construidos, sentir el olor de los nuevos materiales, escuchar el sonido de los carruajes que paseaban por las calles empedradas, incluso imaginar a los burgueses de la época embutidos en sus flamantes trajes tal y como ilustran los dibujos de los mosaicos que decoran algunas fachadas.

Otra forma de compartir esta pasión es mediante las salidas fotográficas en grupo. Gracias a los «Espais Joves» salimos con frecuencia y tratamos de mirar mucho más allá de lo habitual, nos paramos, observamos, nos damos un tiempo para sentir y captar lo que nos llega, solo entonces hacemos click e inmortalizamos en una imagen ese momento.

Can Barceló

Can Barceló

Can Forteza-Rey

Can Forteza-Rey

Can Corbella

Can Corbella

Edificio Paraires

Edificio Paraires

 

1 Can Casasayas y Pensión Menorquina

 

R que R

marco de madera r que r
Después de tantos días de fiestas donde gastamos sin necesidad, comemos sin hambre y  hacemos todo tipo de excesos quiero dedicar un espacio a la reflexión. Ya que creo que es importante el pensar y repensar para poder decidir y no dejarnos arroyar por la marea consumista. Cuando digo “R” que «R» me refiero no solo a «Regalos que Reciclo», sino también a una serie de palabras que empiezan con el prefijo “RE” como pueden ser: reutilizar, reciclar, repensar, reinventar, reflexionar, etc.
 Marco de madera teñido con hilo y flores

Todas estas palabras tienen algo en común, permiten que nos detengamos unos instantes en esta sociedad de consumo en la que vivimos, invadida por multitud de impactos que nos invitan e inducen por todos los medios a consumir constantemente e inconscientemente.

madera, y rafia

A día de hoy se conocen infinidad de técnicas para que el consumidor potencial apenas tenga tiempo de pensar si realmente necesita adquirir ese producto o servicio. Parece que son las empresas las que deciden cuales serán nuestras necesidades y no nosotros. Nos hemos acostumbrado a que nos den las cosas hechas, a no pensar demasiado. No tenemos tiempo para nada, o eso creemos.

Marco de madera con hilo y flores

Hemos confundido tener con ser, tal vez porque esto es lo que nos han vendido durante años en esta sociedad tan consumista; comprar, gastar, más tienes, más vales, más feliz eres. Tan solo si somos conscientes del lenguaje de estos medios, podemos darnos la oportunidad de retirarnos. Pensar por nosotros mismos y ejercitar la creatividad a la vez que las habilidades manuales. Podemos crear cualquier cosa, partiendo de un material supuestamente desechable.

Por muy poquitos euros, reutilizando materiales podemos crear cualquier objeto que sirva como regalo 3B (bueno, bonito y barato) y personalizado (pensando única y exclusivamente en la persona que quiero y sé que le va a gustar).

Damos una segunda oportunidad a materiales que ya han cumplido con su función original. Poniendo especial atención en cuidar el diseño, el buen gusto y por supuesto la funcionalidad.

Los objetivos que trabajamos en los talleres creativos son:
1. Tomar CONCIENCIA y reconocer si somos víctimas de un consumo masivo.
2. Cambiar los hábitos de consumo.
3. Conocer alternativas para cuidar el medio ambiente.
4. Trabajar la CREATIVIDAD.
5. Realizar un consumo consciente.
6. Insistir en la idea de pensar por uno mismo
7. Partir de materiales supuestamente desechables.
8. Cuidar el diseño, el buen gusto y la funcionalidad.
Estos marcos son el resultado de trabajar con trozos de madera reutilizados, hilo, ramas, los tubos vacío de papel higiénico y cola blanca. Sencillo, ecológico y económico.

 

Marco de madera con ramas y flores

Mi trayectoria

Aquí presento mi CV brevemente; como por ejemplo que poseo la titulación de  Técnica Superior en Diseño con la especialidad de Ilustración y Diplomada en Diseño Gráfico por la Escola Superior de Disseny de les Illes Balears. Desde el año 1995 estoy inmersa en el mundo del diseño como profesional, tanto por mi cuenta, como por cuenta ajena. He trabajado en empresas que dominan el sector de las artes gráficas. Conozco bien las técnicas de impresión, tanto tradicionales como es el offset, (gracias a Diario de Mallorca) como las últimas tecnologías. Debido a la gestión del trabajo y diseño en imprentas digitales (como Copycorner). Mis inquietudes y pasión por la profesión me llevan a actualizarme continuamente. Domino el lenguaje visual y lo utilizo de forma audaz para ayudar a los profesionales a diferenciarse y llegar a su público.

 

 

 

Reflejos de luz

La luz se descompone en colores, gracias a esta podemos ver, contemplar e incluso deleitarnos con lo que la naturaleza nos brinda cada día. En ocasiones el detalle que nos sorprende lo vemos en un reflejo. No es evidente y por eso nos llama la atención. Qué recomendable pararse y mirar para poder ver y descubrir formas caprichosas, curiosas o sencillamente hermosas. Que gran lujo parar y mirar en un mundo de prisas, de estrés, de “lo necesito para ayer”. Como si eso fuera posible, y aún así muchas personas así te lo exigen. ¿Por que no hacer de vez en cuando este recomendable ejercicio? Parar, mirar y a ver que vemos…

¿Reconoces donde está tomada esta imagen? Si quieres concédete unos minutos para averiguar.